Sa Caleta, Ibiza

Sa Caleta, Ibiza

Alejada de las grandes aglomeraciones, en el sur de la isla, encontramos Sa Caleta. Se trata de un pequeño refugio que ofrece toda la esencia de Ibiza. Con una longitud de unos 80 metros, el color rojizo de sus rocas y arena se funden con el azul inconfundible de la isla blanca.

Se trata de una de las playas más conocidas en todo el mundo y, a pesar de eso, sigue manteniendo una magia especial. Sus escarpados acantilados envuelven la cala y dan cobijo a los visitantes. Como dato curioso, Sa Caleta fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999.

Una de las características que más la define, además de la forma de herradura, es la poca profundidad de sus aguas. Esto la convierte en un lugar ideal para toda la familia ya que los más pequeños pueden jugar con toda tranquilidad.

Una de las actividades más recomendables en Sa Caleta es el esnórquel. Las aguas cristalinas de la playa esconden todo un universo en su interior. El hecho de que sean poco profundas supone que toda la fauna y flora sea mucho más accesible que en la mayor parte de la isla.

Gastronomía y cultura en Sa Caleta

La cala cuenta con un restaurante que comparte nombre con la isla: Sa Caleta. El establecimiento -muy popular entre los locales- está abierto todo el año. Si tienes la intención de ir a visitar este pintoresco rincón, no dejes pasar la oportunidad de degustar algún plato de su menú. Te recomiendo el bullit de peix, uno de los platos típicos de Ibiza.

Fuente: restaurantsacaleta.com
Fuente: restaurantsacaleta.com

Por último, si lo tuyo es la cultura, cerca de la cala puedes encontrar las ruinas del primer asentamiento fenicio en Ibiza. Se puede visitar gratuitamente y cuenta con paneles informativos para que todo el que quiera pueda conocer la historia de este pintoresco lugar.

Sa Caleta, Ibiza
Fuente: Xescu Prats

Deja un comentario